Acceso a la justicia y género

(20 de abril de 2017)

 

El martes 18 de abril FEIM participó en la mesa sobre “Acceso a la Justicia y Género”, organizada por la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) en el marco de la “Semana por el Acceso a la Justicia” para entablar un espacio de reflexiones con la sociedad civil e instituciones gubernamentales.

 

La jornada fue convocada en conjunto por ACIJ, FEIM, Amnistía Internacional, Namati, ELA, MEI, Fundación SIGLO XXI, Proyecto Cerrando Brechas y Comisión Argentina para los Refugiados y Migrantes (CAREF) y tuvo la participación de representantes de otras organizaciones de la sociedad civil y de instituciones gubernamentales. El objetivo fue analizar las barreras que impiden el acceso a la justicia desde una perspectiva de género para construir un diagnóstico y una agenda común.

 

El acceso a la justicia es una condición sine qua none para que los derechos consagrados por el Estado argentino sean efectivos. Si bien todo habitante de la Nación goza de estos derechos, algunas condiciones dificultan el acceso a la justicia y, desde luego, el pleno goce de sus derechos. Vivir en una villa, vivir con una discapacidad, ser mujer, fueron algunos de los factores abordados durante esta semana en su vínculo con el derecho a acceder a la justicia, de manera pluridimensional y transversal.

 

Mabel Bianco, presidenta de FEIM, abrió la exposición de las ponencias refiriéndose al informe sombra de las ONG argentinas presentado al Comité de CEDAW en octubre de 2016 en el cual se destacaron las barreras de acceso a una debida justicia que afecta a las mujeres y principalmente a las jóvenes, adolescentes, niñas y niños en casos de abuso sexual contra la infancia. Bianco se enfocó en la falta de coordinación que existe entre los distintos fueros judiciales que llevan procesos sobre un mismo caso, lo que obliga a las mujeres a peregrinar por los distintos juzgados. Esto desanima a las mujeres desde el inicio a iniciar acciones judiciales. El acceso también se dificulta po la falta de recursos económicos y por eso en 2015 se sancionó la Ley 27.210 sobre patrocinio jurídico gratuito para mujeres en situación de violencia de género. “Desde entonces, estamos esperando que se implemente con asignación presupuestaria adecuada y reglamentación”, enfatizó y luego se refirió a los prejuicios y otros obstáculos encarnados en la subjetividad de quienes imparten justicia y a la discrecionalidad de los criterios de los jueces y juezas, como los que actuaron en el caso “Belén” y también en la vigencia de falsas figuras como el SAP (Síndrome de Alienación Parental), ambos frutos de construcciones sexistas del Derecho, que constituyen violencia institucional contra las mujeres.

 

“Para remediar a la violencia institucional y la impunidad, hace falta contar con protocolos unificados de capacitación para todo el personal de Justicia, de Salud, de Policía, de Seguridad”, señaló la presidenta de FEIM.

 

En la “Semana por el Acceso a la Justicia”, realizada del 17 al 21 de abril, también participaron representantes de varias organizaciones más de la sociedad civil y de instituciones gubernamentales.