El matrimonio infantil es una forma de violencia hacia las niñas y una violación a sus derechos fundamentales

(22 de noviembre de 2016)

 

 

El matrimonio o convivencia infantil es un hecho poco estudiado en Argentina. En general, se cree que es algo que ocurre en otras regiones, sin embargo en el país hay más de 340.000 adolescentes de 14 a 19 años en matrimonio o convivencia. De ese total, 230.000 son niñas y adolescentes mujeres, muchas de las cuales conviven con hombres que las duplican y triplican en edad sin haberlo podido elegir libremente.

 

Para dar cuenta de esta realidad de extrema vulnerabilidad que afecta negativamente el desarrollo y los derechos de las niñas, la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) elaboró el informe “Situación del matrimonio o convivencia infantil en Argentina”.

 

La nueva publicación de FEIM se presentará junto con la instalación artística “Color de Rosa” el JUEVES 24 DE NOVIEMBRE, a las 18.00, en el CENTRO CULTURAL BORGES, ubicado en Viamonte esquina San Martín, 1° piso. Ambas producciones se realizaron con el apoyo del Fondo de Población de Naciones Unidas Argentina.

 

Esta actividad se organiza en el marco de la campaña por los 16 Días de activismo contra la violencia de género, que comenzará el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra Mujeres (25 de noviembre) y culminará el Día Internacional por los Derechos Humanos (10 de diciembre) para denunciar que la violencia contra mujeres es una intolerable violación a  los derechos humanos.

 

El matrimonio infantil, al igual que las uniones convivenciales tempranas, está intrínsecamente ligado a las desigualdades de género, tiene consecuencias negativas sobre la vida y la salud de las niñas y constituye una violación a sus derechos fundamentales: a la educación, a una vida libre de violencia, a la salud –en especial, los derechos sexuales y reproductivos-, a expresar sus opiniones, al juego y tiempo libre. Las niñas casadas antes de los 15 años son más vulnerables a diversas formas de violencia física, psicológica y sexual por parte de sus parejas, a los embarazos precoces y a las infecciones de transmisión sexual, como el VIH. A su vez, muchas de estas niñas se ven forzadas a abandonar la escolaridad para asumir trabajos domésticos no remunerados y de cuidado y dedicación a su esposo, hijos y familiares con enfermedades y/o discapacidad.

 

INSTALACIÓN ARTÍSTICA “COLOR DE ROSA”

Del 24 al 30 de noviembre.
Centro Cultural Borges.
Viamonte y San Martín, 1er piso
Gratis.
La obra “Color de Rosa” fue creada por el grupo de artistas plásticas Acción Simétrica, con apoyo de FEIM, como estrategia para visibilizar y sensibilizar a la comunidad sobre las niñas y adolescentes casadas o en convivencia de pareja.
La instalación representa las distintas vulneraciones que sufren estas niñas, ya sea por decisión propia, por haber manipulado su voluntad o por ser forzadas a ese destino. Recrea una casa, el lugar más íntimo y privado, al que se llega por diferentes caminos de la vida. El exterior representa la idealización en torno al matrimonio y al amor romántico. Al interior, se vivencia la desigualdad de realidad y su impacto en las niñas. El público es interpelado sobre esta situación e invitado a completar el sentido de una única y poderosa palabra: ELEGIR.