Maternidad adolescente hoy en Argentina

 

Ante el aumento sostenido de embarazos adolescentes no planificados diferentes organizaciones se unen bajo el lema “Mostrá tu poder” en una campaña de concientización.

(Perfil.com)

Por Mabel Bianco

Se considera embarazo en la adolescencia al que ocurre en niñas y adolescentes entre los 10 y 18 años. Como sabemos es muy distinto un embarazo en una niña de 10-12 años que en una de 17 o 18. Por eso el análisis de la edad y las circunstancias en que ocurren estos embarazos es muy importante para orientar las políticas públicas que deben adoptarse. En este sentido un hecho importante a tener en cuenta es si fueron planificados o no.

En Argentina el embarazo en la adolescencia evidencia un aumento sostenido en las últimas décadas y últimamente aumentaron en las del grupo de 10 a 14, incluso se conocieron casos de embarazos  en niñas de 9 años. Antes se registraba la edad de las madres recién a partir de los 15 años, dado el  aumento de los embarazos precoces actualmente se registran desde los 10 años. Este cambio permite evaluar  todo el espectro de edades de las madres niñas o adolescentes, hecho que  no es menor por sus implicancias. En las menores de 15 años los embarazos se consideran producto de abusos sexuales ya que a esa edad no tienen capacidad de consentir. El aumento de estos embarazos precoces implica la mayor frecuencia de abusos sexuales, algo que genera problemas agregados  a la maternidad. Ya que al mayor riesgo biológico del embarazo en niñas  de 10 a 14 años se agregan los problemas en la salud síquica y social.

Un estudio realizado por Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) en 2016 en base al Censo 2010 evidenció que había 230.188 mujeres menores de 19 años que convivían o estaban casadas en general con varones en promedio 10 o más años de edad mayores que ellas y la mayoría ya tenía un hijo con esa pareja. Esta diferencia de edad de las parejas las expone a, por ejemplo, no usar  métodos anticonceptivos  porque la pareja no quiere, algo que refieren mayoritariamente. En América Latina y el Caribe el embarazo en la adolescencia es importante y la tasa de maternidad adolescente es la segunda del mundo después de  África. Dentro de la región  de cada tres nacimientos de madres entre 15 y 19 años, dos ocurren en los países del Cono Sur incluido Brasil.

Estos embarazos responden a múltiples causas, entre ellas la disminución de la edad de iniciación sexual y la mayor frecuencia y continuidad de las relaciones sexuales a partir de iniciadas; la ausencia de Educación Sexual Integral que impide equilibrar el poder de las niñas y adolescentes en relación a los varones y permitir negarse a tener relaciones y/o exigir hacerlo con protección, o sea usando preservativo; la dificultad en acceder a métodos anticonceptivos por ser adolescentes; la pobreza y las condiciones de carencia y mayor vulnerabilidad  en que viven, son algunas de las principales causas. Si bien las leyes en nuestro país garantizan el acceso a la Educación Sexual Integral y a recibir información y métodos anticonceptivos, sin embargo como la implementación de estas leyes es insuficiente o nula se mantienen las altas tasas de embarazo en la adolescencia, a lo que se suma en los últimos años el aumento de las violaciones sexuales.

FEIM y otras organizaciones de la sociedad Civil como ELA, FUSA, Huésped, Doncel, Kaleidos y Nuestras voces, con la cooperación de Unicef, desarrollaremos  la Campaña de Prevención del Embarazo no planificado en la Adolescencia que iniciaremos el 21 de septiembre hasta el 29 bajo el lema “Mostrá tu poder”.