Argentina vota el proyecto de ley para legalizar el aborto hasta las 14 semanas

 

Publicado online en The Lancet – 11 de Junio de 2018

(Traducción Josefina Arcioni)

 

Por Amy Booth

 

La votación marca un cambio en la cultura en Argentina, impulsado por el activismo popular que se extiende por América del Sur. Amy Booth informa desde Buenos Aires.

Los diputados argentinos están debatiendo un proyecto de ley que legalizaría el aborto sin restricciones hasta las 14 semanas. Si se aprueba, la ley sería un gran paso hacia la reducción de las muertes maternas y podría influir en el debate sobre los derechos reproductivos en toda América Latina. Pero la victoria está lejos de estar asegurada.

Si bien aún no se acordó un texto definitivo al momento de esta redacción, el proyecto de ley propuesto por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito legalizaría el aborto hasta las 14 semanas por cualquier motivo. Titulado “ley de interrupción voluntaria del embarazo”, el proyecto de ley otorgaría el derecho a un aborto a través del sistema de atención médica dentro de los 5 días posteriores a la solicitud del procedimiento. La ley se aplica a cualquier persona capaz de gestar, para incluir personas trans y no binarias. También se permitiría el aborto más allá del límite de 14 semanas en caso de malformaciones fetales graves, riesgo para la salud de la madre o embarazo como resultado de un ataque sexual.

El punto de corte de 14 semanas da a las mujeres tiempo suficiente para descubrir que están embarazadas y tomar su decisión, según Mabel Bianco, presidenta del equipo de gestión de FEIM, una fundación argentina por los derechos de mujeres y niñas.

Actualmente, las mujeres en Argentina solo pueden abortar en caso de riesgo para la vida o la salud de la madre, o en caso de embarazo como resultado de una violación. Las mujeres que abortan ilegalmente a menudo usan misoprostol, que está disponible para usos gástricos, o se insertan objetos como agujas de tejer y catéteres en el útero. Si es necesario, el proceso puede completarse por aspiración manual al vacío.

Esta es la primera vez que un proyecto de ley que exige el aborto legal ha llegado a un debate formal. Viene después de una ola de apoyo para el movimiento Ni Una Menos, un movimiento feminista en Sudamérica que exige el fin de la violencia contra mujeres y niñas (aunque algunos miembros del movimiento Ni Una Menos están en contra del aborto). Alrededor de tres cuartas partes de los argentinos se identifican como católicos, lo que significa que históricamente ha habido oposición al aborto por motivos religiosos. Una encuesta de opinión nacional publicada en marzo de 2018 por Amnistía Internacional, CEDES y Quiddity encontró que el 59% de los encuestados estaba a favor de la despenalización del aborto.

“Las complicaciones durante los abortos clandestinos

han sido la mayor causa de muertes maternas en Argentina

en los últimos 30 años … “

Las complicaciones durante los abortos clandestinos han sido la mayor causa de muertes maternas en Argentina en los últimos 30 años, y muchos de los que presionan por la ley están enmarcando el argumento en términos de salud pública. “Vimos que la mortalidad materna estaba cayendo, pero luego llegó a un piso y no pudimos hacer que bajara más”, dijo Bianco.

 

La carga de los abortos ilegales sigue siendo difícil de estimar

Dadas las dificultades en la obtención de datos confiables en torno a las prácticas clandestinas, es difícil saber cuántos abortos ocurren cada año en Argentina y cuántos de estos resultan en complicaciones. Los estudios realizados en 2005 y 2009 estimaron que en 2005 hubo entre 450.000 y 520.000 abortos en el país.

Se estima que 47 mujeres por año han muerto por esta causa en los últimos años, pero la verdadera cifra podría ser sustancialmente mayor, según Bianco, quien hace referencia al trabajo en la Ciudad de Buenos Aires que encontró que por cada muerte atribuida a problemas durante abortos clandestinos, hubo dos muertes que, aunque fueron causadas por un aborto, no fueron clasificadas como tales en el registro. Ella agrega que es probable que esta cifra sea aún más alta en zonas más pobres y rurales.

Las cifras de la Dirección de Estadística e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud de Argentina indican que alrededor de 49.000 mujeres son hospitalizadas cada año como resultado de complicaciones durante el aborto, pero Bianco cree que esto también es una subestimación. Explicó que cuando las complicaciones posteriores al aborto llevan a que las mujeres ingresen por estadías más prolongadas en el hospital, los registros pueden mostrar únicamente la última condición por la que la mujer fue tratada. Los problemas renales son una complicación frecuente después de los abortos, pero los médicos solo pueden registrar los problemas renales como la razón de su ingreso. Además, una mujer que experimenta sangrado después de un aborto puede ser tratada el día de su llegada, lo que significa que no está incluida en las cifras de admisión.

 

Artículo original (en inglés): https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(18)31321-7/fulltext?rss=yes