Sólo el 9% de las denuncias por violencia de género son de amigos y familiares de las víctimas

Medio: La Nación

Fecha: 07.11.2017

En el primer semestre, la Corte Suprema recibió 5283 denuncias; 476 fueron de terceros; aseguran que es por la situación de aislamiento

Por Brenda Struminger

Solo el 9 % de las denuncias por violencia de género que recibe la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema son realizadas por familiares, amigos, y compañeros de trabajo de las víctimas.

La OVD recibió, en los primeros seis meses de 2017, 5283 denuncias por violencia de género, de las cuáles sólo el 476 fueron realizadas por allegados de las víctimas. Así lo informó la dependencia a cargo de la vicepresidenta de la Corte, Elena Highton de Nolasco.

Durante el primer semestre de este año, las denuncias “de terceros” fueron realizadas por familiares en la mayor parte de los casos (465). Sólo en cuatro casos denunciaron amigos y en dos “otras personas”.

La fiscal especializada en género, Genoveva Cardinali, aseguró a LA NACION que las personas cercanas casi no denuncian porque no saben lo que les ocurre a las víctimas, aunque las vean seguido o, incluso, pasen varias horas del día con ellas. “En casi todos los casos de violencia de género se produce el fenómeno de aislamiento de la víctima en relación con sus familiares. No denuncian porque no saben”, dijo la titular de la Unidad Fiscal Este desde 2011.

Según señaló, los agresores tienen “una doble fachada”. “Suelen ser encantadores, buenos vecinos con todo el mundo, pero violentos con sus parejas. La violencia de género va direccionada hacia la mujer, no es general. Por eso es muy difícil que los familiares se den cuenta”.

Aislamiento y precaución

El trabajo de su fiscalía abarca el Barrio 31, donde la mayor parte de la población tiene bajos recursos; y Recoleta, zona de mayores ingresos. Según Cardinali, la dinámica de aislamiento se produce de la misma manera en todos los niveles sociales. “En los estratos más altos, incluso las dificultades para denunciar aumentan, principalmente por la dependencia económica”, dijo.

La titular de la ONG La Casa del Encuentro, Ada Beatriz Rico, coincidió: “Muchas veces, la mujer en situación de violencia tiene la autoestima tan socavada que ni siquiera puede hablar con la familia. Vemos a diario, en los grados extremos, como el femicidio, que las mismas familias le dicen a los medios: ‘Nunca me lo dijo’, o bien, ‘Yo me imaginaba, porque la veía golpeada, pero ella tapaba lo que pasaba, me decía que se había golpeado con una puerta”.

En este sentido, agregó: “Tiene que quedar en claro que cuando las familias saben pero no denuncian, no lo hacen para desentenderse. La temática de la violencia de género es muy especial. Puede pasar que el familiar que denuncia sin permiso de la víctima sólo logre que la mujer se ponga en contra suyo o se sienta traicionada. Eso puede terminar siendo negativo para todos, porque el proceso para salir de la violencia puede dificultarse”.

Involucramiento

Por su parte, Mabel Bianco, directora de la ONG Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), aseguró a LA NACION que cada vez más las familias se involucran en los casos de las mujeres que sufren violencia de género: “Tratan de asesorarse sobre cómo orientar a la mujer. En general, cuando nos escriben o llaman a FEIM nos dicen que sus hijas o hermanas están sufriendo, pero que no saben cómo ayudarlas. A veces las propias víctimas no quieren denunciar”.

FEIM funciona en el país desde 1989 como una red de mujeres y jóvenes, que trabaja “para mejorar la condición social, política, laboral, educacional, económica y de salud de mujeres y niñas, defendiendo sus derechos y promoviendo mejores condiciones de vida y la paridad entre mujeres y hombres.

“Muchas veces les decimos a los familiares que no pueden ser demasiado proactivos en forma directa y recomendamos que actúen de manera indirecta. A través, por ejemplo, de una amiga de la víctima o alguien que tenga mayor cercanía”, añadió. Y remarcó que la denuncia se dificulta en los casos donde hay vínculos afectivos fuertes.

Por último, la activista de género señaló: “Si la mujer no tiene una estructura de apoyo, con una denuncia puede volverse más vulnerable y pasible de recibir una violencia mayor. Por eso aconsejamos que lo hagan con apoyos”.

La Oficina de Violencia Doméstica fue creada en 2006 por la Corte Suprema para “facilitar el acceso a una vía rápida de resolución de conflictos a las personas que, afectadas por hechos de violencia doméstica, se encuentran en situación de especial vulnerabilidad”. Recibe denuncias todos los días del año durante las 24 horas y, de manera ininterrumpida, inclusive fines de semana y feriados.

http://www.lanacion.com.ar/2080119-solo-el-9-de-las-denuncias-por-violencia-de-genero-son-de-amigos-y-familiares-de-las-victimas