El matrimonio infantil es “una evidencia” en Argentina, según un estudio

Medio: Agencia EFE
Fecha: 24.11.2016

Un informe de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) sostiene que el matrimonio infantil “es una evidencia” en Argentina, con unos 340.000 adolescentes de entre 14 y 19 años que ven “coartados sus derechos” e “imposibilitados” a decidir sobre su propio futuro.

Buenos Aires, 24 nov (EFE).- Un informe de la Fundación para el Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) sostiene que el matrimonio infantil “es una evidencia” en Argentina, con unos 340.000 adolescentes de entre 14 y 19 años que ven “coartados sus derechos” e “imposibilitados” a decidir sobre su propio futuro.

“Hay 341.998 adolescentes que conviven en situación de pareja, ya sea unión consensual o legal por matrimonio”, remarca el informe difundido hoy sobre una problemática que afecta especialmente a las mujeres (230.188), quienes duplican en número a los varones (111.810) que sufren esta situación.

Se trata de una cuestión “intrínsecamente ligada a las desigualdades de género” y “poco estudiada” en el país austral, dado que el matrimonio infantil se vincula más a países del sudeste asiático, donde un 45 % de los niños padece esa situación.

Para la institución, ésta “es una forma de violencia” física, psicológica y sexual, dado que las menores suelen estar emparejadas con hombres que en ocasiones las duplican e incluso triplican en edad, sin que ellas puedan tener ningún tipo de decisión al respecto y se vean abocadas, desde muy temprana edad, al cuidado del hogar.

“Es una violación de los derechos humanos” de las menores que “atenta contra sus proyectos de vida”, enfatiza el estudio sobre una realidad que afecta a 700 millones de mujeres en todo el mundo y es considerada en algunos casos una “práctica análoga a la esclavitud” por organismos internacionales como la ONU.

Para FEIM, la magnitud de esta problemática preocupa también en América Latina y el Caribe, donde una de cada cinco adolescentes está casada o en una unión formal.

“El matrimonio o convivencia infantil es una realidad extendida en la región que demanda atención inmediata en tanto se vulneran y violan los derechos de las niñas y las adolescentes y que a la vez implica riesgos como la maternidad infantil y adolescente, la violencia de género y la pobreza”, señala la organización.

Remarcan además los numerosos casos de enfermedades de transmisión sexual como el VIH registrados y que evidencian “un déficit en políticas de salud sexual y reproductiva para este grupo de edad”.

La coyuntura común que se repite entre quienes padecen esta situación que golpea con mayor fuerza a las zonas rurales se encuentra un escaso nivel de escolaridad, la falta de una educación sexual integral, la pobreza, así como las normas y pautas culturales y religiosas y una legislación estatal que lo permite.

En concreto, en Argentina, el matrimonio no está permitido antes de los 18 años salvo con una autorización del tutor legal de los menores, pero la medida parece no ser suficiente.

El informe reafirma la importancia “de un mayor nivel de educación que incluya educación sexual integral”, una de las “herramientas más poderosas” para lograr que los menores puedan “decidir sin coacción o coerción” y lograr gestionar su propio futuro.

El estudio forma parte de las actividades realizadas en el marco de los 16 días de Activismo contra la violencia de género, que se iniciará mañana, viernes, en el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra Mujeres y culminará el próximo 10 de diciembre, Día Internacional por los Derechos Humanos. EFE