Salta, entre las primeras para probar el Plan contra la Violencia

Medio: El Acople (Salta)

Fecha: 27.07.2016

 

Tal como lo anunció en El Acople la ministra de Derechos Humanos y Justicia Pamela Calletti, Salta fue una de las cuatro provincias designadas -junto a Buenos Aires, Córdoba y Chubut- para la aplicación de la prueba piloto del nuevo plan nacional integral contra la violencia de género. Tobilleras con GPS y otras aplicaciones, son algunos de los elementos para tratar de evitar más femicidios.

Alrededor de 300 mujeres mueren cada año asesinadas producto de la violencia machista, sin que el Estado llegue a tiempo para impedirlo. Para bajar de una vez esa estadística, la nueva apuesta oficial se centra en utilizar rastreadores GPS para detectar en segundos los acercamientos peligrosos entre los varones violentos y sus posibles víctimas. El sistema se aplicará en todo el país, aunque comenzará a usarse como prueba piloto en los próximos meses en cuatro provincias.

Buenos Aires, Córdoba, Chubut y Salta fueron las jurisdicciones elegidas para comenzar, confirmaron en el Ministerio de Justicia de la Nación.

¿Cómo será el funcionamiento? Por un lado, los hombres obligados por la Justicia a cumplir con una restricción de acercamiento deberán usar una tobillera parecida a un reloj con un rastreador satelital GPS que reportará permanentemente su ubicación. Por otro lado, la mujer que padeció sus maltratos y amenazas recibirá un dispositivo similar, parecido a un celular pequeño, que también informará su ubicación y funcionará como botón antipánico.

El tercer actor que entra en juego son los centros de monitoreo policiales, dependientes de cada provincia, encargados de vigilar en forma permanente que ambos estén a la distancia debida.

“Si el hombre comienza a acercarse más de la cuenta, se activa una alerta y empezamos a actuar. Primero se lo contacta para hacerle una advertencia. Y, si persiste en dirigirse hacia la víctima, el móvil policial más cercano acude de inmediato al lugar. Al mismo tiempo, cuando se viole la restricción, podremos contactar al instante a la mujer para que tome precauciones adicionales, como irse con sus hijos a otra parte”, detalló María Fernanda Rodríguez, la subsecretaria de Acceso a la Justicia.

“La idea es que la víctima pueda recuperar la normalidad en su vida cotidiana. Con este sistema, el deber de prevención, en vez de recaer en la víctima como pasa con los botones antipánico, se traslada al centro de monitoreo. Y la otra gran ventaja es que nos permitirá actuar con más tiempo”, agregó.

Además de esto, el Gobierno anunció que se lanzarán “servicios digitales de información y protección para computadoras, tablets y celulares”. En este caso, el objetivo es transformar a los dispositivos en botones antipánico móviles con los que las mujeres podrán enviar pedidos de auxilio en forma sencilla y a un toque. Por ejemplo, agitando varias veces el celular.

¿Cuándo se implementará? En el Ministerio de Modernización de la Nación, a cargo del desarrollo, explicaron que en las próximas semanas terminarán de definir, con los principales referentes de la temática, las características finales del software. Y que luego, “en uno o dos meses ya podría estar terminado”.

En el Consejo Nacional de las Mujeres dan por hecho que será una aplicación para smartphones, aunque en Modernización el formato aún genera dudas. Principalmente, porque la víctima dependería del buen funcionamiento de la red celular, algo que el Gobierno aún no puede garantizar.

 

Una mujer asesinada cada 37 horas

Según un informe de 2015 de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, una mujer es asesinada cada 37 horas por el solo hecho de serlo. Además, de acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Desarrollo Social, en el primer cuatrimestre de 2016 se estimó un promedio de 7500 llamadas mensuales a la línea 144 por violencia de género, la mitad de las cuales provinieron de la provincia de Buenos Aires.

Desde la sanción de la ley 26.485 de protección integral de la mujer, en 2010, se esperaba un plan que abordara la violencia y sus tipificaciones, además que tomara las medidas necesarias para prevenir y resguardar a las mujeres contra la violencia de género.

La educación es uno de los ejes del plan para ayudar a reducir la violencia contra la mujer. “Hay que cambiar los roles estereotipados, ya que la violencia se basa en una premisa: ser varón vale más que ser mujer”, dijo Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer.

“Cuando se crea una educación que rompe con ese estigma, se comienza a evolucionar hacia un estado más equilibrado, pero este proceso no es de un día para el otro, va a llevar años cambiar una cultura -continuó Bianco-. Este plan nos lo tenemos que adueñar todos, para que dentro de un año digamos que hemos avanzando en el tema.”