El parto domiciliario, una costumbre peligrosa para la madre y su bebé

(26 de julio de 2016).- Hace dos meses, una beba falleció durante un parto domiciliario en una vivienda de Neuquén capital y la madre y el padre fueron imputados de homicidio culposo. “En este caso, no hubo ninguna persona especializada, ni partera ni médico obstetra acompañando el parto. Lo que fue armado como una fiesta, terminó siendo una tragedia con una tristeza horrible”, lamentó Mabel Bianco, médica especialista en salud pública y presidenta de FEIM.
La Ley de parto respetado o humanizadoLey 25.929 sancionada en 2004 y reglamentada en 2015- garantiza que la mujer elija la posición en la cual parir, puede pedir hacerlo en el sillón, también que pueda estar con quien ella desee que la acompañe en ese momento, entre otros derechos de madres y recién nacidos.
“Es una ley que se conoce poco y muchas veces no se respeta. Por eso, muchas parejas se entusiasman con la posibilidad del parto en casa. El parto no es una enfermedad y puede hacerse en la casa. Pero deben tomarse siempre recaudos, estudios previos, una partera o profesional médico, un sistema de derivación por si ocurre una complicación e incluso una ambulancia o vehículo especial disponible para el traslado en la puerta y conexión o vínculo con el hospital o la clínica que esté cerca”, dijo Bianco. “Porque si hay una complicación es todo muy rápido y debe poderse actuar rápidamente brindando lo necesario a la madre y el bebé”, agregó.
“Es una tendencia que se está extendiendo en grupos con recursos, que el parto sea un hecho social de la pareja, realizado en la intimidad en la casa, pero esto exige medidas para asegurar que todo salga bien”, alertó Bianco y explicó: “la excesiva medicalización del parto y los frecuentes hechos de violencia obstétrica ayudan a preferir el parto en casa. Pero hay que entender que el parto puede venir muy bien y en un momento se puede producir una debacle y hay que actuar rápido, la mujer debe ser trasladada urgente a un servicio de salud para que puedan darle asistencia a ella y al bebé”.
Bianco señaló que “quienes promueven el parto domiciliario deben dar mensajes claros respecto a los recaudos que se deben tomar y a los riesgos que entraña. Un bebé que inicia el parto en posición de nalgas, como en este caso, no puede ser atendido en el domicilio por las complicaciones que pueden ocurrir. Por eso, es clave el control previo y durante el proceso de un equipo o personal capacitado”.
La jueza penal del Niño y del Adolescente de Neuquén, Carolina García, hizo lugar al pedido del fiscal Maximiliano Breide Obeid e imputó por el delito de homicidio culposo a la madre y el padre de la bebé fallecida el pasado 11 de mayo durante un parto domiciliario en una vivienda del barrio Jardines del Rey de Neuquén capital. La beba había ingresado muerta al hospital Bouquet Roldán de Neuquén y el padre y la madre, de 32 y 26 años, dijeron a los médicos que el parto se había desatado en forma imprevista. Pero la Fiscalía de Delitos Violentos contra las Personas allanó el domicilio de la pareja y pudo comprobar que el nacimiento había sucedido en la casa.
La pareja es acusada de haber provocado la muerte de su beba por imprudencia, por no haber tomado los recaudos, ni tener los conocimientos necesarios para realizar las maniobras de parto por sí mismos, realizando maniobras que terminaron causando la muerte por asfixia de la beba que además presentaba varias fracturas. La pena pedida no será el encarcelamiento sino la realización de actividades en la comunidad que se orientarán a informarse sobre el embarazo y parto y los aspectos del cuidado previo y durante.
FOTO: Clarín