El video de los youtubers: cuando “una joda” es abuso

Medio: TN.com.ar

Fecha: 31.07.2017

 
“A mí me tocó ser la pelotuda, o la víctima. Hubo toqueteos de más. No quiero tirar mierda, solo quiero aclarar las cosas. No me pareció bien que hayan actuado de esa manera, pero no fue una violación”. Esto lo dijo la chica que aparece junto a los youtubers en el video del abuso. También hablaron los famosos jóvenes: ratificaron que las imágenes son de hace dos años y que se filmaron en un hotel donde participaban de una fiesta.

Lucas Castel y Gonzalo Fonseca salieron a bajarle el tono a la grabación con explicaciones insólitas. “Muchos van a decirme que por qué no lo frené. Yo vi que se estaba divirtiendo y que era un juego”, contó Castel. Además, dijo que si hubiera visto que la joven la estaba pasando mal, “obviamente hubiera frenado la situación”. Por su parte, Fonseca agregó que el manoseo “fue jodiendo” y lo justificó porque la chica “estaba con un tremendo pedo”. Además, sobre la situación en la cama, sostuvo: “Yo como tremendo pajero que era en esa época, me le tiré encima y hacía que la apoyaba fuerte”.
A pesar de la declaración de la chica, que abiertamente no inculpó a los youtubers, y luego de la difusión del video, surgió la polémica sobre los límites y “la joda”.

Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM), considera que lo que se ve en el video es abuso: “Cuando la víctima lo rechaza abiertamente o cuando no puede contestar por estar alcoholizada o drogada, si el otro aprovecha la falta de control, igual se considera abuso”. También se refirió a qué pasa con las “fiestas”: “Muchas veces los grupos de abusadores las alcoholizan o drogan así ellas pierden conciencia”.

En el descargo que grabó, la chica indica que “hubo toqueteo” pero que no hubo violación. Bianco aclara que se habla de violación cuando se concreta alguna forma de penetración. Abuso se relaciona con el manoseo. “Es importante que las mujeres y, especialmente jóvenes o adolescentes, sepan que si se alcoholizan o drogan son pasibles de ser abusadas o violadas. Los riesgos deben saberlos antes y así poder entender cómo se pierde control y se puede ser víctima de abuso o violación. Sobre todo cuando se exponen en una previa encerradas con un grupo de varones”.  Bianco vincula directamente este tipo de situaciones con lo que los jóvenes toman: “El alcohol tiene un período de excitación cuando se consume una cierta cantidad que les permite desinhibirse y que, además, los hace perder la conciencia. Allí es cuando ocurren estos hechos”.

Para terminar, la especialista fue contundente al hablar del comportamiento de los varones ante la situación: “Los hombres deben de ser conscientes de que ponen en riesgo a la chica, pero como la cultura machista les permite que se impongan, ellos no asumen la responsabilidad”.

 

http://tn.com.ar/sociedad/cuando-el-abuso-es-abuso_810082