A la Corte debe ingresar al menos una mujer más


“Lamentablemente vemos que el Gobierno propuso dos nombres de jueces varones para reemplazar transitoriamente a los dos jueces de la Corte Suprema que renunciaron. Consideramos que al menos uno de los cargos vacantes del Máximo Tribunal debe ser cubierto con una jueza mujer. Esto es algo que corresponde según lo establecido en la Constitución Nacional (artículo 99, inc. 4), en la ley 26183 y en el decreto 222/03 (art. 3)”, señaló hoy Mabel Bianco, titular de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM).

“Por otra parte, no creemos que se deba omitir la necesidad de reemplazar a la jueza Carmen Argibay y que la reducción del número de miembros de la Corte no altere la necesidad de alcanzar como mínimo el 33 % de integrantes mujeres. Incluso, recientemente un importante grupo de organizaciones de mujeres de todos los ámbitos acompañamos un nota de la Asociación de Mujeres Juezas de la Argentina (AMJA) reclamando la mayor participación de mujeres en las justicia”, amplió.

“Es importante recordar que, como señaló la CEPAL y lo corroboró el “Mapa de género de la Justicia Argentina” que en 2010 elaboró la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia -creada y dirigida por Carmen Argibay hasta su muerte-, si bien la composición de la Justicia es mayoritariamente femenina, a medida que se crece en la escala jerárquica las mujeres disminuyen hasta llegar al 24% en los cargos de camaristas”, señaló Bianco.

“Por eso consideramos que, independiente de los nombres de los dos jueces propuestos y de la metodología usada, con estas designaciones no se cumple con el requisito de presencia de mujeres en la Corte. No podemos olvidar que el sexo no garantiza la perspectiva de género, pero necesitamos y pedimos que la Corte tenga una mujer de las tantas con perspectiva de género que existen en la justicia y que honren los pasos de Carmen Argibay en esa institución”, finalizó la presidenta de FEIM.